jueves, 12 de noviembre de 2015

CANOTIER PARA UNA BODA

Hace casi un par de semanas estuvimos de celebración de boda. Se casaba Silvia, una de mis primas y como siempre ocurre cuando te invitan a una boda, una de las primeras cosas en las que se piensa es: ¿y yo ahora qué me pongo? (sobre todo si eres mujer…)

Teniendo en cuenta que no está la cosa para hacer mucho gasto, la idea era intentar invertir lo menos posible en conseguir un conjunto adecuado para la ocasión.

Decidí que tenía que intentar montar el conjunto combinando prendas que ya tuviera en mi armario. Y así fue como con la falda de una boda, la chaqueta que usé para otra boda y un top que también tenía desde hacía tiempo monté el equipo perfecto para una boda de mañana.

Ya teniendo claro cómo iba a ir vestida, empecé a pensar en los complementos. Y siendo como iba a ser una boda de mañana, pensé que estaría bien llevar algún adorno en el pelo que fuese el protagonista de todo el conjunto. La primera opción en la que pensé fue en la de llevar un tocado, discreto, por supuesto, que tampoco es que yo tenga mucho arte para lucir este tipo de cosas.

Por si alguien tenía alguna duda, lo que fuese a llevar sería algo hecho por mí. Pensé en hacerme un tocadito sencillo del estilo del que hice hace ya algún tiempo para mi cuñada, que os enseñé aquí.

Pero viendo ideas para inspirarme por Internet, descubrí otra opción que pensé que podría ser incluso más cómoda de llevar. Vi que están muy de moda para las bodas de mañana los canotier. Para quien no sepa de qué se trata, es un sombrerito de paja de copa recta, también conocido como gondolero.

Así que quedó decidido que a la boda iría con canotier. No tuve más que buscar un sombrero sencillo, sin ningún tipo de adorno, para poder decorarlo a mi gusto, a juego con la ropa que iba a llevar.

Este fue el canotier que compré, en una foto realmente malísima que me hice cuando lo encontré para ver si me quedaba bien o no este tipo de sombrero:



Lo cierto es que podía haberle hecho una foto antes del cambio para que se apreciase mejor mi intervención, pero como lo hice todo con muy pocos días de antelación, no se me pasó por la cabeza el ir haciendo fotos del proceso. En fin, en otra ocasión espero estar más avispada :-D

Y así es como quedó el canotier una vez terminado:

canotier boda 


Había visto por la red algunos ejemplos en los que el adorno lo hacían empleando flores compradas ya hechas, lo cual habría resultado bastante sencillo de hacer y es una opción interesante, pero como yo suelo tirar siempre por el camino más complicado, decidí hacer yo misma las flores, ya que tenía retales de la tela de la chaqueta que pensaba ponerme para la boda y así no tenía que molestarme en buscar unas flores de un color que combinase con ella.

Os enseño las flores desde más cerca, para que se vean mejor los detalles:

 

Y como me gusta rizar el rizo, decidí tunear un poco también el bolso. Para que no resultase tan soso el bolso liso en color burdeos que tenía de una boda anterior, hice un broche flor con las mismas telas con las que hice las flores del canotier.

Y este fue el resultado:




Os dejo para terminar con esta foto en la que se puede ver cómo quedó mi look de boda, que aunque me gusta más bien poco lo de salir en fotos, así os podéis hacer una idea de cómo resultó todo junto.


¿Qué os ha parecido? Yo creo que quedó un conjunto bastante apañado y lo que es más importante, sin haberme gastado prácticamente nada, sólo el canotier, que ya me encargué yo de buscarlo bien económico :-D


Besos y hasta la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada